Cuarta sesión

22 de enero de 2015

Cuarta sesión:

– Comentario del libro: “Sueños en el umbral. Memorias de una niña del harén”. Autora: Fátima Mernissi.

– Propuesta de lectura: “LA MUJER OLVIDADA. Clara Campoamor y su lucha por el voto femenino”. Autor: Isaías Lafuente Zorrilla.

 

51n8fjp-KKL._SL500_AA300_

LA MUJER OLVIDADA

Clara Campoamor y su lucha por el voto femenino

Isaías Lafuente Zorrilla

 

“El 1 de septiembre de 1931, el día en que subí por primera vez los seis peldaños de la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados para defender el sufragio femenino, yo tenía que estar muerta.

De esta manera comienza la narración de la autobiografía ficticia de Clara Campoamor que ha escrito Isaías Lafuente. Se trata de recrear o imaginar las memorias que Clara Campoamor nunca llegó a escribir. Anciana y enferma, desde su exilio en Lausana, la mujer que defendió y consiguió el reconocimiento del derecho al voto para las mujeres españolas en las Cortes constituyentes de la Segunda República, recuerda aquel debate memorable en el que tuvo que enfrentarse a los prejuicios de los hombres y de la única mujer, Victoria Kent, que ocupaban sus escaños.

A través de sus páginas, Isaías Lafuente nos descubre la apasionante vida de una mujer que antes de cambiar la Historia tuvo que cambiar la suya propia. Huérfana de padre, tuvo que abandonar sus estudios siendo una niña para ponerse a trabajar. Con 32 años, cuando la vida de las mujeres de su época estaba amortizada, decidió reemprender su formación y en una década intensa consiguió acabar Derecho, montar su bufete de abogada en Madrid y obtener un escaño como diputada.

La suya fue la primera voz de mujer que se escuchó en el Parlamento español. Su apasionada defensa del voto femenino, en contra de su propio partido, que la dejó sola, fue, paradójicamente, su mayor éxito político y la causa de un imparable declive que la llevó al ostracismo. Vivió su largo exilio consumida por la angustia de no poder regresar a su país y por la decepción de que pasaban los años sin que las mujeres españolas lograsen recuperar los derechos que ella había contribuido a conquistar cuarenta años antes.

Perseguida por el régimen de Franco, nunca se le permitió regresar a España. Sólo pudo hacerlo, convertida en cenizas, tras su muerte, el 30 de abril de 1972. La memoria no ha hecho suficiente justicia a esta mujer excepcional. Y en la España actual aún se encuentran enciclopedias, libros de texto o tratados políticos que olvidan incluir su nombre.

Muy acertadamente, Isaías Lafuente utiliza la primera persona para suplir el hecho de que no escribiera su autobiografía en estos recuerdos de Clara Campoamor desde Lausana en los últimos días de su vida.

El alemán Dr. Moebius y otros Moebius nacionales hablaban de la inferioridad mental de la mujer. ¿Es la mujer un ser humano?, se preguntaba en aquella España Gregorio Martínez Sierra, famoso dramaturgo de la época. Todavía no se sabía entonces que sus mejores obras las había escrito precisamente una mujer, precisamente la suya: María Lejárraga.

Clarín decía de Emilia Pardo Bazán que era un marimacho y otro famoso novelista de la época sólo acertaba a decir cuando le comunicaban que había muerto Dª Emilia:

-¡Qué pena! ¡Con lo bien que la chupaba!

Las mujeres tenían sus derechos civiles limitados. O simplemente no tenían derechos. No se concebía la coeducación y en los primeros tiempos de la Segunda República se daba la paradoja de que las mujeres podían ser elegidas como Clara Campoamor o Victoria Kent, pero no podían ser electoras.

Circulaba en aquella España el tratado La indiferencia espiritual del sexo femenino, del diputado gallego Novoa Santos, patólogo patológico que decía que el histerismo no es una enfermedad sino la propia estructura de la mujer.

En ese contexto se desarrolla la vida de Clara Campoamor, telegrafista que luego deja de escribir al dictado, que dio clases en la Escuela de Adultos y entró en el Ateneo, donde conoció a Margarita Nelken.

Con 33 años inicia el Bachillerato, ingresa luego en en la Universidad donde completa estudios de Derecho. Y casi a la vez que Victoria Kent, fue la primera mujer que abrió bufete en Madrid. Sus primeros gestos republicanos se produjeron durante la dictadura de Primo de Rivera. Luego vivió la proclamación de la República en San Sebastián.

Y tras el decreto de las faldas, que hizo elegibles a las mujeres y a los curas, fue elegida parlamentaria en las listas del Partido Radical.

Y empezó a defender, para eso subió a la tribuna aquel primero de septiembre de 1931, el voto femenino. Un voto peligroso porque las mujeres estaban dominadas por la sacristía, según se denunció en aquel enfrentamiento en el Congreso con Victoria Kent que lo consideraba inoportuno y prematuro. Y aunque se llegaron a proponer alternativas enloquecidas como el llamado voto de la menopausia, el derecho de voto para la mujer a los 45 años, finalmente triunfó la propuesta que defendía Clara Campoamor, que en 1936 publicó Un pecado mortal, memoria personal sobre su lucha por el voto femenino.

Tenía que estar muerta, iba pensando, porque la esperanza de vida para la mujer de su época ya la había rebasado por entonces. Desde esa condición de superviviente, el 1 de setiembre de 1931, con 43 años, Clara Campoamor sube por primera vez a la tribuna de oradores del Congreso.

Setenta y cinco años después de aquellas jornadas de septiembre de 1931, este libro fue un merecido homenaje a su lucha y a su memoria.”

Mayra Vela Muzot

Autor

Vídeos

20 comentarios en “Cuarta sesión

  1. María Soledad Sáenz Gamboa

    He encontrado esto. El ayuntamiento de Reus, si tiene una normativa: http://www.lavanguardia.com/vida/20140430/54406483125/reus-mantiene-la-prohibicion-de-ir-con-el-rostro-tapado-por-la-calle.html
    Reus (Tarragona), 30 abr (EFE).- El equipo de gobierno de Reus (CiU-PP) mantiene la prohibición de ir con el rostro tapado por la calle, si bien elimina los términos de “velo integral, burka y nicab” para evidenciar que los motivos son por seguridad y no políticos, han informado el alcalde Carles Pellicer (CiU) y la primera teniente Alicia Alegret (PP)
    Las Ordenanzas de Civismo detallaban, en su artículo 10.4, que se prohibía permanecer en la calle y dependencias y autobuses municipales con “velo integral, burka, nicab, casco de moto, pasamontañas y otras vestimentas y accesorios que dificulten la identificación”.

  2. María Soledad Sáenz Gamboa

    Palabras de Maroto ante el incidente del autobús en Vitoria:
    En numerosos países de Europa está prohibido usar el Burka o velo integral en espacios públicos. En España esta normativa no existe, aunque son varias las voces que así lo reclaman, tanto por seguridad como en defensa de los derechos de la mujer. Maroto hoy se ha planteado por qué en Vitoria no se aplica la misma norma que en Europa: “Lo que es normal en toda Europa no sé por qué no puede serlo aquí”.

  3. María Soledad Sáenz Gamboa

    Una mujer india graba y denuncia a un hombre que le acosó durante un vuelo.
    La joven quería humillarle todo lo posible y por eso le grabó y le fotografió. “No puedo creer el mal momento que pasé, pero permanecer en silencio es un crimen”, asegura la joven. El hombre le ofreció un arrepentimiento por escrito, a lo que la mujer respondió ” tu decidiste la actuación, yo decido la respuesta”.
    En 2011 cada 20 minutos una mujer fue violada en el país asiático.
    http://www.20minutos.es/noticia/2365640/0/mujer-india-acosada/hombre-grabado-denunciado/vuelo-indigo-mombai-bhubaneshwar/

  4. María Soledad Sáenz Gamboa

    Benetton es la única empresa internacional que no ha pagado indemnizaciones por el desastre de Rana Plaza.
    En 2013 se derrumbó una fábrica textil en Bangladesh. Murieron 1138 personas. Varias grandes multinacionales producían sus textiles allí. La marca italiana es la única que no ha aportado nada al fondo de indeminaciones.
    http://www.seguimosinformando.com/benetton-es-la-unica-empresa-internacional-que-no-ha-pagado-indemnizaciones-por-el-desastre-de-rana-plaza-2015-02-10/

  5. Cira Crespo Cabillo

    Hola guapas! ¿Qué tal con el libro? Que curioso, justo ayer lo terminé y hoy me entero que tal día como hoy nació Clara! Pues para celebralo, os paso unos enlaces que he encontrado por ahí..

    http://www.mujeresenlahistoria.com/2013/12/la-defensora-del-voto-femenino-clara.html?m=1

    https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=10152845781864998&id=150413749997

    http://docugenero.blogspot.com.es/2015/02/un-dia-como-hoy-nacia-clara-campoamor.html

  6. Coordinadora Begoña Etayo Ereña Autora del post

    Hola, chicas:
    Lo primero de todo, gracias Marisol por tus comentarios. Es estupendo que aportes tanta información.
    Continuando con la polémica sobre el velo integral y el autobús, os pongo tres enlaces a distintos artículos, para que veáis distintas posturas del feminismo con respecto a este tema. El más reciente es de este mes (3-02-2015): AQUÍ

    Dos artículos anteriores:

    – Uno es del 27-11-2014: AQUÍ

    – Y otro del 14-12-2014: AQUÍ

    1. María Soledad Sáenz Gamboa

      Disculpa Begoña. Después de poner la dirección, he visto al leer los tuyos, que es el del 03-02-2015. Otra vez, disculpas. Me había emocionado al ver la asociación Clara Campoamor, que también desconocía.

    1. María Soledad Sáenz Gamboa

      Disculpa Begoña. Después de poner la dirección, he visto al leer los tuyos, que es el del 03-02-2015. Otra vez, disculpas. Me había emocionado al ver la asociación Clara Campoamor, que también desconocía.

  7. María Soledad Sáenz Gamboa

    Hoy, he terminado la lectura del libro. Me ha gustado recibir información de Clara Campoamor, -para mí una desconocida-. Muy interesante y apasionante su vida. Gran luchadora por los derechos de la mujer y su reconocimiento. Logró la aceptación del voto de la mujer. He sentido una gran pena por su persecución, viéndose obligada a huir de su país abandonándolo como si fuera una delincuente, permaneciendo exiliada. Me ha entristecido su añoranza y sufrimiento por la imposibilidad de poder regresar a su país ni para morir.

  8. Beronika Garrosa Martín

    Hola a todas!!!
    no he podido despedirme.. qué pena, pero es que han llegado cambios importantes a mi vida y no puedo continuar con el Club de Lectura Feminista.. Mañana marcho a vivir a Colombia de nuevo y entre una cirugía que tuve y este viaje no he podido asistir a los últimos encuentros. Daros las gracias a todas por el espacio, ha sido bonito tener este espacio entre nosotras, de compartir, debatir, contarnos, a Bego por facilitar el debate, por introducirnos en los temas, por seleccionar las lecturas.. Os deseo que os vaya muy bien a todas y que se mueva esa magia que surge cuando nos juntamos y nos cuestionamos, y sobre todo, nos revelamos al patriarcado. Un abrazo a todas, con cariño, beronika

Deja un comentario